News

Newsletter enero 2016
La relación del ciclo menstrual en el entrenamiento de la mujer

Cada mujer en edad fértil tiene altibajos hormonales que pueden influir al entrenamiento. Las hormonas varían en cada momento del ciclo, especialmente los estrógenos.

Desde el primer día de la regla hasta el día 13 aproximadamente los estrógenos están bajos y van aumentando hasta el pico máximo en el que aparece la ovulación, después vuelven a descender hasta un punto donde se mantienen más o menos estables.

En la primera fase, los niveles de estrógenos son bajos y es cuando tenemos más velocidad porque favorece la utilización de energía rápida en forma de glucógeno muscular, también eres más rápida porque pesas menos y retienes menos líquidos. En el momento que aumentan los niveles de estrógenos en la fase de ovulación hasta que aparece la regla, la energía se obtiene a partir de las grasas con más facilidad, es el momento de la resistencia, te cuesta correr rápido pero puedes mantener el ritmo más tiempo. Además, notas que al ir acercándose la fecha de la regla el cuerpo retiene más líquidos y pesas un poco más.

El doctor Hansen, ha mostrado que los estrógenos que se generan durante las dos primeras semanas del ciclo menstrual facilitan una mejor asimilación del ejercicio de fuerza en mujeres. En este periodo y en función de cómo una se alimente, 24 horas de descanso entre sesiones de fuerza pueden resultar suficientes, porque la regeneración muscular y tendinosa se ve favorecida. Puedes entrenar la fuerza a diario si notas que lo asimilas bien.

Las dos semanas siguientes se recomienda reducir la intensidad del entrenamiento y combinarlo con rodaje suave, natación o bicicleta.

Con un buen trabajo de fuerza puedes evitar lesiones musculo esqueléticas que podrían durarte toda la temporada.

Pregunta a nuestro equipo THE CORPORATE GYM qué ejercicios debes hacer para poder optimizar tu tiempo, proteger tus articulaciones a nivel muscular y tendino-ligamentoso y mejorar la coordinación y activación nerviosa.