News

Newsletter Enero 2017
Las agujetas

Ahora que volvemos a recuperar nuestra actividad en el gimnasio, es habitual que aparezcan las agujetas; estas están ligadas al entreno cada vez que aplicamos estímulos musculares nuevos, ya sea por empezar a hacer una nueva rutina o bien cambiarla e introducir  nuevos ejercicios.

Las agujetas (mialgia diferida) es el nombre coloquial de un dolor muscular llamado dolor muscular de aparición tardía acompañado de una inflamación muscular. Existen algunas teorías acerca del fundamento de la mialgia diferida, pero la más aceptada en la comunidad científica es la de microrrotura de la fibra muscular.

La teoría de la microrrotura menciona que la mialgia aparece tras la práctica deportiva y se explica como una rotura de fibras musculares en su mínima expresión lo que acaba produciendo un efecto de inflamación ligero del músculo afectado. Este dolor se debe a que la fibra muscular es débil, y no es capaz de sostener el nivel de ejercicio. Los patrones de ruptura dentro del músculo son completamente aleatorios y se presentan más microrupturas en los músculos de contracción rápida.

Las zonas más afectadas por este dolor son las uniones musculares y los tendones cerca de las articulaciones; esto se debe a que la zona musculotendinosa es donde existen más fibras musculares débiles y más tensión. El dolor muscular suele tener un período que oscila entre los 5 y 7 días, con un pico de dolor que se muestra en los 3 primeros días tras el ejercicio. El dolor y la debilidad muscular se deben, principalmente, a los procesos inflamatorios más que al daño micro-muscular producido.

En cuanto a la prevención, no existe un método claro para prevenir y tratar las agujetas a pesar de las numerosas investigaciones. Sin embargo, se ha demostrado que los estiramientos musculares disminuyen la intensidad del dolor. También tiene efectos positivos sacudirse los músculos durante la realización del ejercicio físico (favorece la circulación sanguínea) y tomarse una ducha fría al concluirlo. Es conveniente un calentamiento previo, así como el aumento progresivo del nivel de entrenamiento, empezando por ejercicios suaves hasta llegar a los más intensos; de este modo, las fibras musculares se preparan para una situación de esfuerzo.

Una idea muy extendida en la cultura popular es que el consumo de agua bicarbonato sódico o azúcar puede utilizarse para combatir las agujetas. Este remedio casero es el resultado de la aceptación masiva de la teoría referente al ácido láctico; puesto que esta teoría está descartada por la comunidad científica, este método no evita ni cura las agujetas ni sus síntomas.

Así pues… ¡Ya ves que las agujetas forman parte si o si de nuestra vida deportiva!

Para más información, pregunta al equipo de THE CORPORATE GYM del gimnasio al que estés apuntado..